La gran virtud de la prudencia ¿Cómo encontrarla?

¿Qué es la prudencia?

Bien podemos decir que alguna vez hemos escuchado acerca de la prudencia y siempre lo asociamos con callar o no hablar más de lo necesario, la virtud de la prudencia va mucho más allá de no hablar o de no hacer quedar mal a las personas.

Es una virtud que tiene todo ser humano, sin embargo a la hora de aplicarlo, nunca caemos en cuenta como bien esta virtud. Muchos sabios nos han dicho debes ser prudente con tus actos.

La virtud de la prudencia quiere decir que debes tener un correcto obrar, un correcto sentir y un correcto pensar; así llegar al momento de tomar cualquier decisión y lo estamos haciendo con sabiduría, porque nos estamos deteniendo a pensar y reflexionar sobre una consecuencia.

¿Qué es la no prudencia?

Es asumir ciertas acciones que aún no han pasado y nuestra mente asocia que ya están pasando y nos lleva al punto de tomar decisiones precipitadamente. Las acciones tienen una consecuencia o lo que se puede decir causa y efecto o karma.

No ser prudente quiere decir, hacer las cosas como a mí me plazca sin importar los demás. Podemos ver la imprudencia al no parar cuando un semáforo esta en rojo, las consecuencias de esa decisión será atropellar a alguien o chocarnos con un carro.

Si bien podemos ver las normas de convivencia de diferentes instituciones, podemos ver que nos dicen por ejemplo, no llevar celulares en el trabajo porque puede causar riesgos y si llevamos el  celular saltando esa regla, podemos causar ciertos accidentes o molestias a las demás personas y podemos ser despedidos del trabajo.

¿Qué beneficios trae el ser prudente?

Ciertamente la virtud de la prudencia trae muchos beneficios al ser, sobre todo cuando lo hacemos de forma sabía y medida:

  1. Nos permite desarrollar otra virtud que se llama la templanza, con esto nosotros podemos tomar una buena decisión con base a lo que experimentamos, midiendo todos los factores positivos y negativos.
  2. Permite evitar el cometer errores, ya que muchas de las decisiones las tomamos con base a los impulsos y la desesperación, la virtud de la prudencia nos permite centrarnos y tomar la decisión correcta.
  3. Nos permite salir a liberarnos del karma, ya que si pensamos antes de actuar, podemos entonces cambiar un aspecto del futuro, con una decisión tomada correctamente.
  4. Evitar el sufrimiento en los demás, esto es muy importante, ya que todas nuestras acciones o la gran mayoría, involucra a los demás, pero no medimos de qué manera podemos herir a los demás o también atacarlos sin darnos cuenta.

Ahora bien, la virtud es algo que nace directamente del ser o más bien una característica del alma. Ciertamente las virtudes nos permiten expresarnos de una forma más humana, por eso a cada momento es importante desarrollar la virtud.

En el caso de la virtud de la prudencia, es importante crecer más espiritualmente; observando nuestras emociones, nuestros pensamientos y deteniéndonos para poder elegir sabiamente, cuál va a ser nuestro acto midiendo una consecuencia.

Leave a Reply